Quantum Of Solace

Quantum Of Solace“, USA/UK 2008, Columbia Pictures/EON Productions

Director: Marc Forster
Productores: Barbara Broccoli, Michael G. Wilson
Guión: Paul Haggis, Neal Purvis & Robert Wade
Productores Ejecutivos: Callum MacDougall, Brian Miller, Anthony Waye
Música: David Arnold
Fotografía: Roberto Schaefer
Montaje: Matthew Cheese, Richard Pearson
Vestuario: Louise Frogley
Diseño de Producción: Dennis Gassner

Intérpretes Principales: Daniel Craig (James Bond 007), Olga Kurylenko (Camille), Mathieu Amalric (Dominic Greene), Gemma Arterton (Strawberry Fields), Giancarlo Gianninni (Mathis), Judi Dench (M), Jeffrey Wright (Felix Leiter), David Harbour (Gregg Beam), Jesper Christensen (Mr. White)

Enlace IMDb

Quantum of Solace consolida al prototipo del nuevo James Bond, personificado en el actor Daniel Craig. Siendo ésta solamente la segunda película del ciclo, y teniendo en cuenta que se trata de una secuela de Casino Royale, más que de un film de historia independiente, es difícil averiguar todavía hacia dónde se dirige el personaje. Bond sigue siendo un doble cero bisoño, que sólo en parte ha conseguido limar sus aspectos más torpes y los fallos de carácter que le hacían vulnerable en su anterior aventura. La tragedia con la que aquella concluía le ha vuelto más sombrío y cínico, pero al mismo tiempo mucho más calculador y seguramente más violento, de forma que su personalidad va siendo mucho más nítida.

Es obvio, vistas las cifras de taquilla y el respeto de la mayoría de los críticos (o, más bien, las pocas ganas de mojarse), que este nuevo Bond tiene éxito, gusta, es mucho más cercano que la estatua con pistola encarnada por Pierce Brosnan en el que es, para mí, el más decepcionante 007. Lo que todavía no está claro es si este James Bond seguirá evolucionando hasta alcanzar al duro pero glamouroso Sean Connery, o si conseguirá impregnarle unas gotitas de humor del Roger Moore de los principios. Dureza, glamour, humor. Excepto la segunda, parece que tiene ya dos cualidades alcanzadas, una en plenitud y de la otra apunta maneras. De lo que no cabe duda es de que este Bond es mucho más activo y suda más la camiseta que sus predecesores.

Los productores han decidido, creo que con buen criterio, ser fieles a esta reinvención del personaje, y las dos películas filmadas hasta ahora se atienen perfectamente a ello. Si hace un par de años les definía Casino Royale como un interesante comienzo, el film de Marc Foster es una buena continuación, que, sin embargo, deja entrever que son necesarias ciertas mejoras en la estructura de las películas para que éstas no se conviertan en adocenados filmes de acción al estilo xXx o The Fast and the Furious. El principio, desde luego, no da lugar a un respiro, con cuatro persecuciones nada menos, una detrás de otra. Si bien no se alargan hasta el infinito como en la infausta Goldeneye, el que vengan tan seguidas hace temblar al espectador pensando que toda la película va a ser así; pero no, por suerte la historia se va asentando y aunque, como digo arriba, tiene un ritmo más frenético que sus precedentes, también permite que Bond ejerza de lo que es: de agente secreto, investigando, sospechando, ocultándose, arriesgando y, en definitiva, haciendo uso de todas aquellas habilidades más allá de la fuerza bruta que le hacen ser lo que es, algo especial.

Quizá el mayor defecto de esta película aparece en la poca entidad de los acompañantes y adversarios de Bond. Efectivamente, el archivillano es un tipo que podría calificarse como “normal”, ya que no tiene ningún rasgo distintivo, no le asisten poderes especiales ni gadgets terroríficos, no hace aspavientos y, en todo caso, se puede hacer notar que tiene una maldad intrínseca insuperable, casi psicopática, lo que da mérito al actor que lo encarna, Mathieu Amalric. En cuanto a las chicas, se puede decir mucho de lo anterior; son muy activas, sí, y de armas tomar, al menos una de ellas, pero de una languidez supina, para nada espectaculares, por lo que cuesta creer que Bond se deje la piel incondicionalmente por ninguna. Llámenme machista si quieren, pero Bond sin chicas Bond a su altura, no es Bond, es cualquier otra cosa. Por el contrario cabe destacar el hecho de que, igual que en Casino Royale, se da un mayor protagonismo a su jefa del M.I.6, quien amplifica el papel puramente informativo de los anteriores “M” y toma parte activa en los destinos de 007. Judi Dench es, sin dudarlo, uno de los mayores aciertos de la serie Bond al completo. Que vuelva a aparecer Félix Leiter es otro plus, al igual que lo es la recuperación del logo gun barrel, lo que muestra que no se quiere abandonar el espíritu de la franquicia. No obstante, muchos seguimos echando de menos a la sección Q, sustituida por el insufrible product placement a destajo. Pero los patrocinios mandan, y en James Bond, hombre anuncio por excelencia, todavía más.

Recomiendo la película, incluso para quienes no son fans de la saga. Se hace corta (y de hecho, lo es, apenas 110 minutos) y deja con ganas de más, de ver una continuación de las aventuras de Bond, que ahora tiene incluso un cierto aire robado de Indiana Jones. Tiene acción, tiene intriga y tiene buen ambiente, con la novedad de introducir el desierto (¿boliviano?), un escenario que nunca, hasta ahora, había sido protagonista absoluto. Incluso la música y los sabrosos títulos iniciales se ajustan muy bien a este nuevo personaje que, entiendo, quiere ir convirtiéndose en un Bond, James Bond, más parecido a lo que recordábamos. Probablemente no lo haga nunca, seguirá evolucionando sin llegar a su destino, como Aquiles persiguiendo a la tortuga. Lo único que espero es que no se estanque en este formato, que en las próximas vaya, si cabe, todavía a más.

Comentarios
  1. Karlaki :  9.12.08

    Pues a mí me dejó frío.

    La chica es normalita tirando a guapa, Bond no se la cepilla y no se le ve atisbo machista por ningún lado.

    Mucha acción en plan “Bourne”, pero yo echo de menos a James Bond, ese que sí encontré con Pierce Brosnan. Esa aire socarrón que nos hace odiarle y admirarle a la vez.

  2. Joseph Gillis :  9.12.08

    Karlaki… Brosnan? La percha perfecta sí. Pero, junto a Dalton, el peor actor que ha encarnado el personaje, con una cara de palo que no se le mueve en ninguna de sus cuatro películas (dos de las cuáles, por cierto, son de las peores de la serie con diferencia).
    En fin, ya te acollejaré oportunamente :-P

Deja tus diálogos:

'Nombre', 'Correo' y 'Comentario' son campos requeridos.

Nombre

Correo Electrónico

Página Web

[Ayuda Textile]

 — 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo una Licencia Creative Commons. El resto son propiedad de sus respectivos autores.
Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir).
Gestionado con Textpattern.


Datos de Taquilla