Love, Actually

De los productores de éxitos como “Cuatro Bodas y un Funeral” o “Notting Hill” nos llega esta comedia más interesante de lo que parece en un principio, dirigida por el guionista habitual de éstas últimas, Richard Curtis, y llamada a hacer pasar un buen rato al espectador sin caer casi nunca en lo empalagoso o lo petardo.

Eso sí, no conviene tomársela en serio y sí disfrutar de las historias que en ella se relatan, hábilmente contadas en paralelo y sutilmente entrelazadas al final de la cinta. Porque “Love Actually” basa sus virtudes en un atractivo guión donde ningún personaje tiene más peso que otro y donde solamente el “leit motiv”, esto es, el amor, aparece como el auténtico protagonista del film. Ello le ha permitido a Curtis contar con un nada despreciable elenco de magníficos actores como Hugh Grant, Emma Thompson, Liam Neeson o Alan Rickman (que me resulta siempre más efectivo papeles de comedia amarga o ácida, como éste, que haciendo de malvado como a principios de su carrera) y un buen número de cameos del que, para no reventarles nada, me limitaré a señalar el de Rowan Atkinson, socio y amigo del director, quien le ha escrito muchos guiones para series como “Mr. Bean” o “Black Adder” y que, no podía ser menos, se reserva una de las apariciones más jugosas.

“Love Actually” no es sólo una historia de amor: son muchas y muy variadas, porque muestra diversos tipos de amor que nos habremos encontrado o nos encontraremos en el curso de nuestras vidas: el amor puramente fraternal entre un padre y su hijo (Neeson y Sangster), el que se siente entre dos recién casados (bellísima la señorita Knightley, oh sí), el derivado de la “eterna” amistad entre un cantante y su mánager (con Bill Nighy en el papel más surrealista y divertido de la película), el platónico, el desengañado (geniales Thompson y Rickman) el puramente sexual (gran descubrimiento, Heike Makatsch, una joven estrella alemana), el que se quiere ocultar sin conseguirlo (Colin Firth y la portuguesa Lúcia Moniz, otra actriz a tener muy en cuenta) y un buen repertorio de amores imposibles que demuestran que muchas veces se tiene que renunciar a ciertas personas para poder continuar viviendo. Todo ello en algo más de dos horas de metraje que, contrariamente a lo que suele pasar, no se hacen pesados ni demasiado densos, aunque da la sensación de que la resolución de algunas de las historias es excesivamente precipitada, algo que suele ser habitual cuando el guionista y el director son el mismo, porque luego han de ajustarse a las exigencias de la productora y es difícil cortar de algo que te parece que está estupendo al 100%.

Aunque tiene momentos muy originales, este film también adolece en algunos puntos de un excesivo tipismo, ya que no puede evitar caer en tópicos propios del género (la comedia romántica) sin aportar nada nuevo en ellos, como el recurso demasiado gastado e irritante de la multitud aplaudiendo. Eso se compensa, sin embargo, con detalles de peso como el del cantante “crooner” que por motivos publicitarios desgrana una versión navideña del tema clásico de los Wet Wet Wet , “Love is all around” (renacido tras “Cuatro Bodas y un Funeral”, en un claro autohomenaje de Curtis) a pesar de que ni cree en la Navidad ni en el amor, ni siquiera en su propio y degradado trabajo, y lo expresa públicamente con una extravagancia tras otra, en una genial interpretación del Bill Nighy que, además, sirve como introducción a la película que ya nos da una idea de por dónde van a ir los tiros. Otra buena idea es incluir a un imposible Primer Ministro británico (Hugh Grant, ¿quién si no?) capaz de levantarle la voz en público al mismísimo presidente de los EEUU por motivos puramente románticos. Esta “bajada a la tierra” del Premier, que hace que muchos pensemos otra vez en lo gastada y oxidada que está la política mundial, añade otra nota más absurda y maravillosa a este cuadro coral que Curtis ha puesto en movimiento.

En el “debe” de esta cinta hay que poner, no obstante, un exceso de maniqueísmo: si nos fijamos las historias que peor acaban son justamente las que tienen como protagonistas a mujeres más maduras, como es el caso de Laura Linney y, más sangrante, Emma Thompson (que para mi gusto tiene junto con Colin Firth y Alan Rickman la mejor interpretación del film); no sé si ello se debe a razones meramente comerciales o a que simplemente el director no ha sido capaz de resolverlo de otra manera, pero lo cierto es que es así, aunque en descrédito del que escribe, debo decir que no me fijé en ese detalle hasta algunos días después de haber visto y disfrutado la película, luego puede que no sea tan importante o que yo tampoco fui capaz de verlo (lo dejo a su elección).

No quiero entrar en más detalles argumentales, para no estropearles la visión de una película que ofrece mucho más de lo que en principio promete (el título no sugiere más allá de un videoclip pasteloso, hay que decirlo) y que mantiene al espectador con la sonrisa a flor de piel durante dos horas, lo cual es muy de agradecer. Buenas historias bien contadas y muy bien organizadas para que no se pisen unas a otras, con los intervalos de tiempo muy medidos y que tiene como virtud el cortar en el punto justo de cada una para dejarte con la miel en los labios y que desees ver cómo sigue, pero no te da tiempo a pensar en más porque inmediatamente te metes en el siguiente cuento. Porque eso es “Love Actually”: un cuento; bueno, varios cuentos, de esos que aún nos gustan que nos lean antes de ir a la cama, aunque no todos terminen comiendo perdices… Porque en el fondo, parece que el amor sí que anda por ahí, acechando sin piedad, esperando el más mínimo descuido de sus pobres víctimas.

Es decir, de nosotros.

Comentarios

Deja tus diálogos:

'Nombre', 'Correo' y 'Comentario' son campos requeridos.

Nombre

Correo Electrónico

Página Web

[Ayuda Textile]

 — 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo una Licencia Creative Commons. El resto son propiedad de sus respectivos autores.
Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir).
Gestionado con Textpattern.


Datos de Taquilla